Todos hemos tenido un hermanito, primito, y/o hasta vecinillo enfadoso que quiere jugar “los nintendos” y no te deja de molestar hasta que le das lo que quiere. La manera más efectiva de lidear con ellos era darles un control desconectado y reírse mientras creen que están jugando…. ¡ah! buenos recuerdos.

El problema era que después de un rato se daban cuenta que si ellos se movían hacia la izquierda y el mono en la pantalla no lo hacía, algo estaba mal. Lo primero que hacían era checar que el control estuviera bien conectado y ¡oh sorpresa! estuvieron sentados ahí 20 minutos ilusos creyendo que estaban jugando.

Anuncios

¡Deja tu opinión!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s